Acerca de Mario Alegría.

Año 177 – Nro. 60616 -Sábado 15 de noviembre de 2003

 

 

 

Abogado Mario Alegría, premio a la excelencia profesional:

 

“La autoridad debe ser respetable”

 Ex académico y juez, destacado letrado analiza desde la remoción del ministro Calvo hasta los problemas de la justicia.

 

 JUSTICIA QUE TARDA.- El retardo incide en la baja evaluación ciudadana que obtiene la justicia, opina el abogado Alegría. “Cuando tarda demasiado, no se siente como justicia”.

 

ROSA ZAMORA

 

 

 

Cumplir con el deber. Es la convicción profunda que ha dominado cada uno de los actos y cada una de las jornadas de trabajo del abogado Mario Alegría durante sus 27 años de docencia en la cátedra de Historia Institucional de Chile, en la escuela de Derecho de la sede porteña de la Universidad de Chile, hoy Universidad de Valparaíso; durante sus 30 años en el servicio judicial y a lo largo de su vasto ejercicio profesional, dedicado en parte importante al derecho marítimo.

 

Hombre llano y “sin pitutos”, don Mario estudió y trabajó simultáneamente; se desempeñó en sus años mozos como oficial tramitador en el Juzgado de Menor Cuantía de Viña del Mar, siguió como oficial cuarto, tercero y primero de la Corte de Apelaciones de Valparaíso, en la que por diversos períodos y por aproximadamente un año sirvió también como relator ad-hoc; secretario del Tercer Juzgado del Crimen de Valparaíso, donde se desempeñó como juez subrogante y defensor público. Acatando rigurosamente su lema de cumplir con el deber, hizo apurar el tranco a los empleados subalternos que trabajaron con él, algunos de los cuales prefirieron jubilar o trasladarse y se hizo notar por su costumbre de realizar personalmente las más diversas diligencias, incluyendo el allanamiento y desmantelamiento de un laboratorio clandestino de elaboración de cocaína y la detención y procesamiento de 13 personas dedicadas a préstamos usurarios para la especulación bursátil y varios otros casos semejantes.

 

Por su destacada trayectoria, don Mario acaba de ser distinguido con el premio a la excelencia profesional del Colegio de Abogados de Valparaíso.

 

 

 

CALIDAD Y CANTIDAD

 

 

 

– ¿Qué opina sobre la promulgación de diversas leyes que prescinden de asesoría legal en varios casos, como la ley de arrendamiento, de defensa del consumidor y los trámites para obtener posesión efectiva?

 

“La simplificación de algunos trámites sin la presencia de abogados creo que entraña riesgo, sobre todo si se piensa en las exigencias formales de nuestro régimen de propiedad inscrita para los inmuebles. Me parece que no se han considerado eventuales dificultades que surgirán necesariamente en relación con la propiedad de los bienes sucesorios”.

 

 

 

– ¿Y sobre el creciente número de abogados que egresa de las universidades?

 

“La preocupación se orienta en dos sentidos: calidad y cantidad. Respecto de la calidad, mientras no exista un sistema de acreditación o en su defecto de información muy amplia para que los interesados conozcan las posibilidades de aprendizaje real y de formación que les otorgan las diversas universidades, estamos corriendo un riesgo cierto de que algunos abogados se titulen sin la formación mínima que exige el ejercicio de la profesión”.

 

 

 

– ¿Qué ocurre con la cantidad?

 

“Creo que el aumento excesivo en el número de abogados inicialmente no se notará porque la Reforma Procesal Penal en aplicación absorberá sin lugar a dudas un número importante de los mejores abogados que actualmente carecen de un trabajo fijo o que tienen escasa clientela. Pero de ahí en adelante se producirá una enorme frustración entre quienes obtengan el título muchas veces con enormes esfuerzos y se encuentren sin un campo adecuado para ejercer”.

 

 

 

REFORMA PROCESAL

 

 

 

– ¿Usted cree que la Reforma Procesal Penal va a significar efectivamente una mayor agilidad y mejoramiento en la administración de justicia?

 

“Inicialmente me inclinaba por una Reforma que pudiera tildarse tal vez como ‘de parche’, que era multiplicar el número de juzgados y transformar a los secretarios en fiscales, dividiendo eso sí muy claramente la función del que instruye el sumario y del que dicta la sentencia. Esta era mi posición inicial…”

 

 

 

– ¿Y por qué la cambió?

 

“Porque creo que la tendencia en Chile es a dejar como permanente lo temporal y mi idea aludía a una fase gradual y preparatoria de una transformación más profunda. Entonces, mejor era hacer el cambio completo. Ahora, lo que resulte de eso, como siempre, va a depender de la calidad de las personas que intervengan en la Reforma”.

 

 

 

MALA NOTA

 

 

 

– En diversos sondeos de opinión la justicia aparece como una de las instituciones peor evaluadas por la ciudadanía. Casi al nivel de los partidos políticos. ¿A qué se debe?

 

“Creo que a dos factores básicos, que afortunadamente no comprometen en general la honestidad de los jueces. El primero es el retardo. La justicia, cuando tarda demasiado, no se siente como justicia. Y un empleado que reclama sus derechos ante un juzgado del trabajo y que ve que la sentencia se demora dos años y que la apelación tardará otro tanto, no puede otorgar buena nota a la justicia”.

 

 

 

– ¿Y el otro factor?

 

“Dice relación con el número creciente de delitos cometidos por personas que son varias veces reincidentes, lo que hace pensar a la población que es fácil delinquir y seguir en libertad”.

 

 

 

A DISCRECION DEL JUEZ

 

– ¿Es culpa de los jueces o de los legisladores?

 

“Hubo un tiempo en que en Chile había delitos inexcarcelables, como la infracción a la ley de cambios o a la ley sobre defensa permanente de la democracia, la llamada “ley maldita”. Posteriormente estas dos leyes desaparecen, pero quedan vigentes las disposiciones del Código de Procedimiento Penal que impedían, por ejemplo, otorgar la libertad bajo fianza a los reincidentes en delitos de la misma especie. Pero luego se entregó a la discreción del juez otorgar la excarcelación, según se estime o no que la libertad del inculpado constituye un peligro para la sociedad”.

 

– Lo que es materia de interpretación por parte de los jueces.

 

“Queda a la discreción del juez. Pero esto hay que conjugarlo con la condición de los penales en Chile, que se encuentran atochados, y con la posibilidad de que si se extreman las medidas negando la libertad sistemáticamente a muchos delincuentes, se produzca el colapso de las cárceles y sea ilusoria la separación entre delincuentes primerizos y los de mayor peligrosidad”.

 

 Ministro Calvo frente a la opinión pública: “La eficiencia no lo redimió”

 ¿Le parece justo que el juez Daniel Calvo haya sido removido del caso Spiniak? El abogado Alegría argumenta latamente antes de concluir que el magistrado perdió ante la comunidad la respetabilidad necesaria para ejercer su delicada función.

 

“Como pensaba Portales y aún a riesgo de que se me tache de haberme quedado en el pasado, creo que la autoridad, para ser respetada, debe ser respetable. Y una autoridad es respetable cuando obedece no sólo a la ley sino a las reglas morales aceptadas socialmente en el momento en que corresponde juzgar a dicha autoridad”, explica.

 

“Es decir, la respetabilidad hay que entenderla vinculada a la cultura en que la autoridad se encuentra inserta”, prosigue. “En estos momentos la homosexualidad tiende a percibirse cada vez como una conducta tolerada, aunque no francamente aceptada. Si se observa la recepción de las reglas de derecho y las normas morales por el grueso del público, se concluye que éste, en general, las vincula estrechamente, pensando que siempre la ley debe tener un contenido moral, lo que puede no ocurrir y, de esta manera, exige a la autoridad someterse no solamente a la ley sino además a la moral con el contenido que a ésta se le atribuya por la mayoría de la sociedad, al momento del juicio público de aquéllas”.

 “Respeto, en sus más solicitadas acepciones, es: miramiento, acatamiento, reverencia, y la autoridad lo merece solamente si cumple la ley y además si su conducta se ajusta a normas más estrictas que las ordinarias, porque la consideración pública lo exige. La homosexualidad públicamente reconocida por un personaje de la farándula, no es lo mismo que la declare un juez. Es un doble standar que se aplica aun en las sociedades más liberales. Por eso, en privado, su conducta puso ser transgresora sin que afectara su imagen, pero cuando los hechos se revelaron, su autoridad dejó de ser respetable. Al ministro señor Calvo la actividad y eficiencia de su trabajo como investigador no lo redimieron frente a la opinión pública”.

“Coincido por eso con el ministro de Justicia, Luis Bates, cuando sostiene que el ejercicio de la judicatura obliga a mantener conductas éticas irreprochables para ser socialmente aceptables”.

 

5 pensamientos en “Acerca de Mario Alegría.

  1. Muy buenas tardes sr. Mario Alegría.

    Lo felicito por su trayectoria y sublime labor jurídica.

    Me gustaría contactarme con ud. para tratar diversos temas entre los que figuran el académico y genealógico. (Me encuentro elaborando un árbol genealógico de la familia Alegría y preciso de su ayuda).

    De antemano muchas gracias.
    Guillermo Villarroel Sanhueza.
    Estudiante de Derecho.

  2. Estimado Señor Alegría:

    Soy hijo de Abraham Poblete Poblete ( ex Ministro de la Corte de Apelaciones de Santiago, premiado en 1960 como el mejor juez de Santiago, dado por la Sociedad de don Aurelio Valenzuela Basterrica, oído el Consejo General del Colegio de Abogados, a su vez mi padre es primo hermano de Emilio Poblete Poblete, ex Ministro de la Corte de Valparaíso y de la Corte Suprema, a quien usted lo ha destacado siempre en forma especial). Me gustaría mucho poder contactarlo. Agradeciéndole de antemano por su acogida, mi correo está un poco más arriba. Cordialmente lo saludo, Cristián Poblete Rivas

  3. en el ano 2004 estuve en Valparaiso Chile y tenia al Senor Mario Alegria Alegria como abridor del testamento de mi querido padre Dr. Guillermo Bühler, quien fallecio en Noviembre 2003.
    Yo soy el unico hijo de Dr. Guillermo Bühler y vivo en Weinheim/ Baden-Württemberg en Alemania.
    Otra vez quiero dar 1000 de gracias por su buen trabajo,

    saludos de Ingo Miguel Bühler Hess ( imbh1944@msn.com )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *